sábado, 26 de abril de 2014

Benito Corbal

La concesión de la capitalidad de provincia a la ciudad en 1833 llevó consigo un proceso de modernización a todos los niveles, siendo los servicios e infraestructuras los que tuvieron un tratamiento prioritario. De esta forma, una de las primeras obras de envergadura que se planteó fue el acondicionamiento de un nuevo acceso desde la carretera de Ourense, vial principal de entrada a la ciudad desde la Meseta.

Esta obra consistió en la apertura de un nuevo camino de unos 3 kms de longitud y alineaciones rectas en la mayor parte de su trazado, que desde la zona de Valdecorvos llegaba directamente hasta el santuario de la Peregrina, evitándose así el trazado ancestral que entraba a la ciudad por A Seca y las actuales calles Camino Viejo de Castilla, Padre Fernando Olmedo y Santa Clara. Esta nueva variante quedó terminada en 1844, y actualmente la configuran la avenida de Lugo y las calles Doctor Loureiro Crespo y Benito Corbal, correspondiéndose esta última al tramo más céntrico.

1895
2014

En 1868 se derribó el tramo de muralla medieval comprendido entre la puerta de Trabancas y el convento de San Francisco. Con ello se posibilitó la apertura de un vial que comunicara directamente la plaza de A Ferrería con la nueva carretera de Ourense, quedando así terminada la calle Benito Corbal que a día de hoy conocemos.

1905
2014

Por razones comprensibles a tenor de los antecedentes comentados anteriormente, el gobierno municipal decidió el día 28 de abril de 1894 bautizar la calle, en su tramo comprendido entre la plaza de A Ferrería y el nuevo hospital que estaba empezando a construirse, con el nombre de calle del Progreso.

Comentar también que las obras del hoy en día Hospital Provincial de Pontevedra comenzaron el 1 de marzo de 1894 y conllevaron la apertura de la calle Cobián Areal en 1895 (bautizada en 1901), un vial transversal en cuya intersección terminaba la calle del Progreso.

1915
2014

Durante los comienzos del siglo XX este vial se convirtió en el eje principal de desarrollo de la ciudad, acaparando la mayor parte de la actividad constructora local. Y el contratista que levantó más de la mitad de los edificios fue Benito Corbal, por lo que en 1926 se decidió renombrar la calle en su honor.

1924
2014

En el cruce con la cuesta de Cobián Roffignac y la por aquel entonces inexistente Daniel de la Sota se tomó esta imagen a mediados del siglo pasado, hoy totalmente irreconocible.

1950
2014

Múltiples fueron los establecimientos históricos que estuvieron ubicados en los márgenes de Benito Corbal, siendo uno de ellos el hotel Universo. Abierto en 1958, se encontraba haciendo esquina con Sagasta (calle trazada en 1893 sobre los terrenos del antiguo cementerio), y fue famoso por su Boite, en la que actuaron grupos de primer nivel en el panorama musical del momento. En esta fotografía queda constancia de su existencia, ya que a día de hoy no queda ni la muestra. 

1962
2014

Otros lugares emblemáticos situados en esta calle fueron el cine Victoria (inaugurado en 1943) en el que visioné la película Cobra, el brazo fuerte de la ley, de Sylvester Stallone, hecho del que todavía no me he recuperado por completo; los míticos restaurantes Calixto (entre 1938 y 1992) y Casa Celso; el hotel Progreso junto a una de las bajadas a la plaza de Barcelos; y la discoteca Atlántida, por citar algunos ejemplos. 

Todos esos establecimientos han desaparecido ya, pero a día de hoy todavía sobreviven el Gran Garaje (edificio con más de cien años de historia a sus espaldas y que ya desde sus inicios fue parada de carruajes) y la estación de servicio de Costa Giráldez, la única gasolinera que se conserva a día de hoy en pleno centro urbano.

1963
2014

Hoy Benito Corbal es una de las calles más concurridas de la ciudad, ya que en ella se amontonan los establecimiento comerciales de moda, fundamentalmente los pertenecientes a la cadena Inditex, lo que la convierte en una especie de centro comercial al aire libre.

19 de julio de 1965
23 de marzo de 2014

Recientemente peatonalizada en su tramo comprendido entre las calles Sagasta y Daniel de la Sota, su imagen actual empezaba a configurarse en los tiempos del desarrollismo salvaje.

24 de julio de 1965
16 de marzo de 2014

Todavía recuerdo claramente cuando este tramo, ahora peatonal, contaba con tres carriles de circulación como en la fotografía. Creo que, aparte del paseo de Colón en los años ochenta y noventa, era la única de toda Pontevedra con tanta amplitud. Toda una pista de aterrizaje.

20 de junio de 1966
16 de marzo de 2014

Pocos cambios entre estas dos imágenes, descontando que las aceras se han visto considerablemente ampliadas en el espacio de tiempo que media entre ellas.

17 de enero de 1967
16 de marzo de 2014

Aquí vemos el edificio del hotel Progreso, ya deshabitado y a la espera de la llegada de la gran bola de demolición. Probablemente su arquitectura le hacía merecer una rehabilitación antes que ser convertido en residuo sólido urbano.

1981
2014

Y ya en épocas más recientes, una imagen de la parada de taxis que estuvo durante años junto al lateral de la capilla de la Peregrina. Los taxis ya no están, pero las medianeras sesenteras ahí siguen, y probablemente seguirán durante mucho tiempo más...

1996
2014

jueves, 24 de abril de 2014

Plaza de A Pedreira

De la existencia de esta plaza ya se tiene constancia a lo largo del siglo XV, conocida por aquellos tiempos como eira da Herba y explanada sobre terrenos de cultivo, principalmente viñedos. Posteriormente los canteros de la ciudad desarrollaron aquí sus actividades de talla de piedra, por lo que adoptó el nombre de A Pedreira que conserva en la actualidad.

Presidiendo la plaza se levanta el pazo de Mugartegui, que fue terminado de construir por José Manuel Valladares y Figueroa en el año 1771 sobre las ruinas de una casa del siglo XVII heredada de sus padres. Ejemplar de palacete de estilo barroco gallego, su fachada está coronada por un reloj de sol y un gran escudo heráldico perteneciente al mayorazgo de Quintáns, de San Esteban de Noalla.

A mediados del siglo pasado acogió un centro educativo, la Academia Jovellanos, y finalmente pasó a manos del Concello, que procedió a su restauración para ponerlo a disposición de los ciudadanos como sala de exposiciones, conferencias y conciertos. También en este edificio se encuentra la sede del Consello Regulador da Denominación de Orixe Rías Baixas, con un museo del vino en su planta baja.

También destaca en esta plaza el pazo de los Mariño de Lobeira (al fondo a la izquierda en la fotografía), que tiene su fachada principal orientada a la calle César Boente y cuenta con un arco que permite el acceso a la Pedreira desde ella. Por desgracia, actualmente se encuentra en estado de abandono e incluso amenaza derrumbe.

1948
2014

Muy poco ha cambiado la plaza en los últimos años, destacando únicamente, al igual que en el resto del centro histórico pontevedrés, la desaparición de los vehículos estacionados.

27 de mayo de 1974
30 de marzo de 2014

martes, 22 de abril de 2014

Alameda del Arquitecto Sesmero

La Alameda del Arquitecto Sesmero es la zona verde más representativa de la ciudad desde su creación a finales del siglo XIX como parte de un ambicioso proyecto de ensanche hacia terrenos de extramuros, sobre los terrenos del, en aquel momento, campo de la feria de San José. Este proyecto, presentado formalmente el 29 de abril de 1879, resultó en la construcción de esta alameda junto con la avenida de Montero Ríos y los jardines de Vincenti (conocidos popularmente como Las Palmeras). Este conjunto forma hoy el corazón verde del entramado urbano.

Diseñada con una superficie oblonga que parte desde las inmediaciones de la casa consistorial en dirección a San Roque, las alineaciones arbóreas la dividen longitudinalmente en varios paseos paralelos. Esto sirvió en sus primeros años de vida, dentro del contexto de una sociedad clasista, para discriminar el uso de cada paseo en función de la categoría social. Así, el paseo más próximo a la Gran Vía de Montero Ríos estaba reservado para las niñeras y sirvientas, muchas veces acompañadas de soldados al acecho; el paseo adyacente estaba destinado a los artesanos o "clase media"; y los dos restantes, junto al viejo café, eran pasto de los señoritos.

Ese viejo café, junto al que deambulaban los pijos de principios del s.XX, no era sino un pequeño quiosco en el que se ofrecían bebidas y otros productos relacionados. Años más tarde quedaría en desuso, pero su recuerdo sería rescatado con la edificación del actual Cafetín.

Esta primera imagen es de principios del siglo XX, y está tomada desde el palco de la música, construido en el año 1904. Se puede apreciar que todavía no había sido instalado el monumento a los héroes de Ponte Sampaio, algo que no ocurriría hasta 1909.

1905
2014

Pese a sus más de cien años de historia, la Alameda pontevedresa sigue fiel a su estética y configuración original, salvando la excepción del nuevo Cafetín.

Abril de 1967
Abril de 2014

domingo, 20 de abril de 2014

Monteleón

Antiguo callejón de la Moureira que daba salida a la rúa Nova de Abaixo en dirección al río tras cruzar, gracias a una pequeña pasarela, la vieja trinchera del ferrocarril hoy reconvertida en el paseo de Colón.

Popularmente conocida como baixada de Fonseca, adoptó oficialmente el 31 de mayo de 1950 el nombre de Isidro Casado y Acevedo de Rosales, marqués de Monteleón y vizconde de Alcázar Real, uno de los embajadores designados por Felipe V para negociar los acuerdos de Utrech en los que España cedió Gibraltar a Gran Bretaña. La corporación municipal propuso bautizar con su título esta calle después de que varios historiadores apoyasen la hipótesis de su nacimiento en la ciudad, algo que finalmente se ha demostrado incorrecto ya que nació en Milán y nunca se le vio por estas tierras. Uno de sus hijos, nacido también en Milán, sí que se pasó por aquí pero en contra su voluntad, al ser desterrado a Pontevedra por asuntos poco claros. Por tanto, para encontrar el primer marqués de Monteleón oriundo de la ciudad nos tenemos que remontar a su nieto, con el que además terminó la historia del título nobiliario al solicitar su revocación por falta de medios para afrontar los gastos que implicaba su mantenimiento.

1964
2014

Con la apertura del paseo de Colón sobre los terrenos ganados al ferrocarril a finales de los años setenta del siglo pasado, la calle se amplió y consolidó con nuevas edificaciones, aunque en plenos años ochenta todavía reclamaba una urgente mano de pintura.

Marzo de 1983
Marzo de 2014

viernes, 18 de abril de 2014

Sierra

A través del actual trazado de la calle Sierra discurrió durante muchos años la muralla medieval en su tramo paralelo al cauce del río, de la cual todavía se conservan algunos restos de su cimentación descubiertos en excavaciones recientes y expuestos al público de forma discutible.

Tras la desaparición de la muralla se produjo la apertura de la nueva calle, consolidada definitivamente con la construcción de la nueva plaza de abastos para la celebración del mercado municipal. Esta plaza, que fue inaugurada el día 20 de enero de 1948, venía a reemplazar al antiguo mercado situado junto al puente de O Burgo, en la plaza de Valentín García Escudero, y que tras casi sesenta años de vida se encontraba en un estado muy precario.

Actualmente este mercado sigue en funcionamiento tras sufrir una profunda reforma, rematada en el año 2003 y firmada por el famoso arquitecto César Portela, en la que se desmontó totalmente la estructura, se construyó un aparcamiento subterráneo de dos plantas, y se reconstruyó el edificio pieza por pieza, respetando la arquitectura original en cuanto a fachadas y escalinatas interiores de cantería, pero adecuando el espacio a las necesidades actuales.

En esta fotografía de mediados de la década de los sesenta del siglo pasado se observan algunos edificios en construcción por aquellos tiempos, así como una de las esquinas del mercado a la izquierda de la imagen.

1964
2014