sábado, 23 de noviembre de 2013

Plaza de A Peregrina

Esta emblemática plaza pontevedresa puede considerarse en la actualidad como el centro neurálgico de la ciudad. Sin embargo su aparición es tardía, surgiendo a finales del siglo XVIII como una explanada periférica situada fuera del recinto amurallado y junto al camino portugués de Santiago, justo antes de que éste cruzase la muralla a través de la puerta y torre de Trabancas.

En esos terrenos de extramuros se decide levantar una capilla provisional de madera para la imagen de la Virgen Peregrina, que quedaría terminada el 24 de diciembre de 1776. Dos años más tarde y gracias a la apertura de una cantera en un monte próximo, se comienza la construcción del templo de piedra definitivo, que concluiría en 1792, aunque no sería hasta el año siguiente cuando se instalarían las campanas, puerta, vidrieras y atrio, y hasta el 2 de agosto de 1794 el momento en que se produciría la bendición inaugural del santuario. Se trata de la actual capilla de la Peregrina, que preside la plaza desde hace 220 años.

La arquitectura de la capilla es una mezcla de estilo barroco tardío y formas neoclásicas típicas de finales del siglo XVIII, con una original planta en forma de concha de vieira y terminación en cruz. La fachada principal es convexa y se encuentra flanqueada por dos torres.

Está precedida por un atrio que a lo largo de su historia sufrió importantes modificaciones. Inicialmente se construyó un antepecho de cantería con dos escaleras laterales de acceso y una fuente central presidida por una cruz. Sin embargo, en 1887, y dentro de un conjunto de obras de renovación de calles y sus pavimentos, se decide eliminar la fuente central de piedra para abrir el espacio transformándolo en una amplia escalinata. Finalmente, en 1956 se recupera el cerramiento original del atrio, obteniéndose una configuración muy similar a la inicial.

Se puede decir que esta capilla no nació con mucha suerte, y es que solamente un año después de su terminación, en febrero de 1795, una fuerte tormenta resulta en el derrumbe de parte de su torre Norte. Además, la falta de presupuesto no permitió su reparación hasta casi ochenta años después, terminándose su reconstrucción el 9 de noviembre de 1873.

El 31 de octubre de 1896 se trasladan las campanas de la torre Norte a la torre Sur, y en la torre Norte se instalan el reloj y las campanas que presidían la fachada del antiguo hospital de San Juan de Dios, situado en la actual plaza de Curros Enríquez, que estaba a punto de ser demolido.

Ya en el año 1982, la capilla es declarada monumento histórico-artístico.

La evolución de las diferentes modificaciones que han sufrido tanto la capilla como el atrio a lo largo de los últimos 150 años pueden verse en las siguientes imágenes.

                                1                                                                      2                                                                      3                                  

1. Imagen anterior a 1873, ya que no sería hasta ese año que se reconstruiría la torre Norte. El cerramiento del atrio todavía conservaba su configuración original con la balaustrada y la fuente de piedra central.
2. Entre 1873 y 1887 la torre Norte se encuentra reconstruida y se mantiene la estructura del atrio original.
3. En 1887 se sustituye la balaustrada y la fuente por una amplia escalinata. Todavía no se ha instalado el reloj en la torre.

                                4                                                                      5                                                                      6                                 

4 y 5. A finales de 1896 se coloca el reloj del hospital de San Juan de Dios en la torre Norte. La configuración de estas fotografías, con el reloj instalado y la gran escalinata, se mantendría hasta mediados del siglo XX.
6. Ya en 1956, la capilla adquiere el aspecto actual, con el reloj en la torre y el cerramiento del atrio reconstruido con un aspecto muy similar al inicial.

Y ya volviendo a la plaza propiamente dicha, contamos con una primera imagen fechada a inicios del siglo XX, con la calle Michelena al frente y la zona que ocupaba la puerta de Trabancas, demolida en 1852, a la derecha.

1905
2013

En la esquina de las calles Peregrina y González Zúñiga se encontraba el Banco Central, en un edificio que se conserva en la actualidad albergando en su interior diversas oficinas.

1945
2013

La vista de la plaza desde Michelena no habría variado demasiado su aspecto de no ser por las horribles medianeras que quedaron enmarcando la capilla tras la edificación, con incomprensibles criterios, de la calle Daniel de la Sota en la década de los sesenta.

1959
2013

A finales del siglo pasado la plaza contaba con un denso tráfico rodado procedente de Benito Corbal y Peregrina en sentido a Michelena. Por otro lado, a la derecha de la imagen, se encontraba hace ya más de cien años la botica de Perfecto Feijóo, en la que vivió el loro Ravachol entre 1891 y 1913, hoy recordado con una escultura de bronce y homenajeado cada año por Carnaval.

1966
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada